sábado, 17 de mayo de 2008

Reclamación de Indemnización: Cuestión candente revelada del Área 51

Durante 17 años, Fred Dunham nunca habló públicamente sobre donde él solía trabajar o lo que él realizaba en el lugar que el llamaba " la ubicación”.

Dunham dice que temia ser detenido y enviado a la cárcel por violar un juramento de seguridad nacional que él firmó en 1981 cuando fue contratado por EG&G Proyectos Especiales.

Pero la semana pasada continuó el registro sobre los nueve años que pasó como un oficial de seguridad en la Secreta Instalación de las Fuerzas Aéreas, 90 millas al norte de Las Vegas, la revelación en torno a un representante del Departamento de Trabajo sobre como él supervisó la combustión de capas tóxicas de la Tecnología Stealth (Furtiva) en grandes canteras a cielo abierto.

Según Dunhan todo esto es la raíz de sus problemas de salud en curso, incluyendo la enfermedad crónica obstructiva pulmonar. Dunhan dice que no quiere aprovechar la oportunidad en indemnización que ha perdido porque no puede hablar sobre su trabajo.

Oficinas centrales de EG&G.

Al igual que cientos ex trabajadores del Emplazamiento de Pruebas de Nevada, Dunhan está buscando la indemnización conforme a un acta que dá 150.000 dólares a trabajadores del Departamento de Energía y a Contratistas que pueden demostrar que sus enfermedades a veces mortales están relacionadas con la exposición a materiales tóxicos donde ellos trabajaron durante la era de la Guerra Fría.

"Bajo ninguna circunstancia este material fue destruido en un ambiente a cielo abierto. Se supone que deberían ser destruidos en un certificado de incineración de la Agencia de Protección Ambiental,” Dunham, 56, dijo el agente Sandra Vicens-Pecenka a la audiencia del Departamento del Trabajo sobre el proceso de eliminación.

En aquella época, EG&G Proyectos Especiales fue un subcontratista del Departamento de Energía y el Departamento de Defensa.

Dunhan llevaba una credencial del Departamento de Energía que le permitió el acceso a “la ubicación”.

“Salí de allí porque el médico de la base me aseguró que tenía problemas respiratorios”, dijo antes de la audiencia.

Dunham dijo que las Fuerzas Aéreas "absolutamente han negado que ocurriera algo en la ubicación”. Soy el individuo que firmó el recibo de 100 galones de Petrodiésel, y observé el hoyo cuando estaba encendido. Ese era mi empleo".

Él no tuvo que explicar detalladamente a Vicens-Pecenka el lugar donde esto ocurrió, la instalación de 38.400 acres a lo largo del Lago Seco de Groom Lake donde durante décadas tales aviónes estadounidenses de alta tecnología como el U-2 Dragon Lady y los aviones espía SR-71 Blackbird y F-117A Nighthawk de combate furtivos han sido probados.

El avión monoplaza de la Lockheed Corporation, el U-2 Dragon Lady. Muchos aviones de reconocimiento y furtivos de este tipo han sido construidos y probados en Groom Lake (Área 51).

Entre los documentos presentados por Dunham, una carta fue dirigida el 2 de Marzo al senador Harry Reid, D-Nev., "Gracias por ponerse en contacto conmigo para hablar de la indemnización federal para los trabajadores del Área 51", así comienza la carta.

Además, Dunham se presentó ante Vicens-Pecenka con una carta de su médico indicando que ha enfermado por una obstrucción pulmonar crónica y que estaba en excelente salud "Antes de trabajar en ese sitio."

Otro documento catalogado como Anexo N º 2 en el caso de Dunham, es un documento no clasificado del 19 de mayo de 2005 "Suplemento de seguridad" para los demandantes de emergencias que advierten sobre el peligro de la inhalación de "productos peligrosos por restos de combustión” de los cazas furtivos F-117A.

En un caso en Nuevo México, un bombero murió después de apagar los restos ardientes de un caza furtivo. Después de la audiencia del 28 de Agosto, Dunhan describió como fue expuesto a dioxina y a furano por la combustión de canteras abiertas de los bidones de 55 galones de resina, disolventes y endurecidos compuestos, dijo que este material que usa la Lockheed Corporation es para que los aviones furtivos puedan camuflarse y evadir el radar enemigo.

El equipamiento de los semiremolques de Kenworth de las instalaciones de la Lockheed Corporation en el Sur de California en Burbank y Palmdale “entrarían el martes por la noche”, dijo.

“Luego, el miércoles por la mañana, el material se reunia en una serie de hoyos de combustión a cielo abierto para quemarlo”, dijo Dunham, "Yo estaba allí para supervisar la descarga del material y asegúrarme de que ningún otro subcontratista estaba cerca de la fosa."

Uno de los experimentos nucleares radioactivos provocados por las combustiones de las Capas de los aviones Stealth en zanjas del Emplazamiento de Pruebas de Nevada. ¿Podría ser una de estas explosiones la causa de varias enfermedades padecidas por los empleados de las instalaciones? La respuesta es que sí.

Después de que los bidones de las capas de los aviones Stealth fueran vertidas en una zanja, otro material clasificado como manuales técnicos se pusieron en la parte superior junto con la madera.

"Entonces yo haría una llamada a POL para el petróleo, el aceite y los lubricantes. El camión llegaría y yo firmaría el recibo de 100 galones de gasoil, que fue rociado sobre el hoyo" dijo Dunham. "Entonces sobre las 3:30 de la tarde, yo haría una llamada al cuerpo de bomberos y ellos pondrían una llamarada de fuego en el hoyo.

A medida que el fuego ardía durante toda la noche, estos bidones explotaban y una gran nube blanca y un olorcillo de humo salía por fuera del área. Tú podrías despertarte al día siguiente y el valle entero estaba repleta de una niebla tóxica parecida a la de Los Ángeles.,” dijo Dunham.

En 1970 la Prueba Nuclear de Baneberry en el Emplazamiento de Pruebas de Nevada liberó cantidad de radiactividad a la atmósfera. Baneberry tenía una producción de 10 kilotones y fue enterrado a 275 metros (900 pies) bajo la superficie. Tanto los Estados Unidos y Rusia realizaron estas pruebas de gran altitud durante la Guerra Fría, el envío de los dispositivos por medio de cohetes, con el fin de probar la eficacia de las armas en desmantelamiento de satélites enemigos.

“Si tu estuvieras allí de pie haciendo su trabajo, básicamente inhalarias el humo durante seis horas. Mi esposa me preguntaba, ¿ Porqúe huele tan mal tu uniforme? No le contesté nada. No estaba en libertad de hablar sobre ello", dijo.

La inhalación del humo de 100 metros de distancia afectó el metabolismo de Dunham, haciéndolo aumentar de peso. " Aumente 80 libras en un año" dijo él.

Antes de que él trabajara en el Área 51, Dunham pesaba 196 libras. "Solía jugar al balonmano y a racquetball... No era fumador. Y no he fumado en mi vida”.

Años más tarde, su cuerpo aumentó hasta unas 435 libras, pero desde entonces ha perdido peso y se redujo a 380 libras la semana pasada.

La combustión y la quema de las capas de los aviones Stealth en hoyos abiertos en el Área 51, era sujeto de un par de largos juicios en los cuales antiguos trabajadores y esposas de los empleados afirmaron que la práctica ascendió a violaciones criminales de las leyes de la Agencia de protección del medio ambiente.

En Abril de 2003, un noveno tribunal del panel de peticiones de las Cortes de Apelaciones de los Estados Unidos encontró que el Departamento de Justicia no abusó de la seguridad nacional cuando la información fue hallada de documentos judiciales en los casos de 1994.

El mismo panel dictaminó en 1998 que los demandantes, que eran clientes de la Universidad George Washington el profesor de derecho ambiental Jonathan Turley, no tenian derecho a saber qué materiales tóxicos se utilizaron en Groom Lake o la forma en que fueron eliminados. Ese mismo año, la Corte Suprema de los Estados Unidos se negó a escuchar una apelación de la sentencia solicitada por Turley.

Vista Aérea del Nevada Test Site con imnumerables cráteres producidas por las pruebas nucleares subterráneas.

El caso central son los memorandos presidenciales a los jefes de la Agencia de Protección Ambiental y la Fuerza Aérea, diciendo que era de "interés primordial" para eximir a la instalación de Groom Lake de adherirse a las leyes federales, estatales, interestatales o las leyes locales con respecto a los residuos sólidos o tóxicos si la información clasificada se revelaba.

Funcionarios de la Fuerza Aérea y de EG&G Proyectos Especiales no hablaron sobre las operaciones en el Área 51 o reconocieron que la combustión y la quema a cielo abierto de las capas de los aviones Stealth se produjo allí.

Los empleados de la Lockheed que enfermaron por inhalar el humo de las capas de los aviones Stealth en las instalaciones del Sur de California han sido desde entonces compensados por la compañía.

Y, los ingredientes del material secreto son más que un secreto para algunas naciones extranjeras después de que un F-117A se estrellara en Yugoslavia en 1999 y parte de los restos fueron recuperadas por las fuerzas enemigas.

Cuando Dunham solicitó primero la indemnización bajo el programa de enfermedades ocupacionales de los empleados del Departamento de Energía, el Departamento de Trabajo negó sus indemnizaciones porque no presentó el expediente médico completo.

Pero después de la última semana de audiencia, Vicens-Pecenka le dijo que, debido a las pruebas médicas y las revelaciones sobre su empleo en el Área 51, "usted tiene una muy buena oportunidad".

Dunham dijo que es alentador, pero él quiere que las instalaciones militares secretas cumplan con el estado y las leyes ambientales federales para que los demás trabajadores y la vida silvestre en esas zonas remotas estén protegidas.

Recientemente, 71 caballos salvajes murieron a causa de los altos niveles de nitrato que bebieron de un agujero de riego en el Tonopah Test Range.

Los investigadores de las agencias estatales y federales todavía están tratando de localizar el origen de la contaminación. Sin embargo, un ex trabajador, Kevin Dye, dijo que la muerte podría haberse evitado si los compuestos de nitrógeno utilizados para la descongelación de los aviones fueran eliminados adecuadamente en la captura de la cuenca, en lugar de estar autorizados a volar en el desierto sin previa comprobación.

Dante Pistone, un portavoz de la División de Protección Medioambiental de Nevada, dijo el viernes que representantes de la división de la Oficina de Control de Contaminación del Agua hicieron un viaje al Tonopah Test Range. Sus conclusiones preliminares fueron "parecen eliminar la pista de aterrizaje o materiales de deshielo como posibles fuentes de nitratos."

Los agentes de deshielo actualmente usados por las Fuerzas Aéreas no contienen compuestos de nitrógeno, y el estanque cerca de donde murieron los caballos, está cuesta arriba desde el aeródromo, a unos cinco kilómetros de distancia, dijo Pistone en un e-mail el viernes.

Pero Dunham dijo que la fuente de contaminación de los últimos años no es ningún misterio para él.

Dijo que la Urea, una sustancia cristalina alta en nitrógeno, se utilizó en la instalación de Groom Lake cuando él trabajaba allí, y al igual que en el Tonopah Test Range, la contaminación acumulada durante años en el lecho seco del lago.

"Cuando se tiene frío ahí arriba, tienen un tanque para la descongelación de los aviones, y ellos nos dieron un saco de eso para tirar sobre la rampa por donde salían los pasajeros," dijo Dunham.

"Lo que hizo todo esto era comer toda la superficie del hormigón. No había ningún control sobre ello. Ellos, como se supone, tienen canales y cosas donde la materia se apelotona en una instalación de saneamiento".