martes, 10 de junio de 2008

Advertencias para respuestas de emergencia mantenidas en secreto por empleados del Área 51

Durante batallas legales que abarcaron una década, el gobierno se negó a reconocer que vapores de combustión de las Capas Stealth usadas en sus aviones de combate para poder evadir al radar enemigo, habían dañado a los empleados de la instalación del Área 51 a lo largo de Groom Lake donde se prueban aviones de alta tecnología.

Sin embargo, en un documento no clasificado del 19 de mayo de 2005 titulado "Anexo de Seguridad", que fue desclasificado junto con otros documentos técnicos durante el mes pasado de una página web en la Base de la Fuerza Aérea de Robins, a los respondedores de emergencia se les advirte sobre el peligro de la inhalación de "peligrosos productos derivados de los restos de combustión" de los aviones de combate F-117A Nighthawk.

El Anexo de Seguridad advierte: "No usar el gas portable de salvamento en una atmósfera potencialmente explosiva. Esto puede causar... (a) Dando lugar a incendios y causar lesiones o la muerte a pilotos y personal de rescate".

Varios F-117A Nighthawks en la pista de aterrizaje de la Base de la Fuerza Aérea de Nellis.

A la flota nacional 52 de estos aviones negros también se le aplica un recubrimiento con los mismos materiales peligrosos (la materia que emite dioxina y que causa cáncer cuando comienza a arder) que antiguos empleados del Área 51 dijeron que fueron almacenados en bidones de 55 galones y transportados a hangares de la Lockheed en el Sur de California para la Instalación de Groom Lake durante los años 80 para posteriormente quemarlos en canteras a cielo abierto.

Los hechos han sido pugnados por ser violaciones penales de las leyes de la Agencia de Protección Ambiental en un par de demandas presentadas en 1994 por Jonathan Turley de la Universidad George Washington, en representación de antiguos empleados del Área 51 y las viudas de los dos empleados fallecidos, Turley dijo que fueron estimulados por su exposición a los humos de combustión de las capas Stealth.

En septiembre de 2004, el Presidente Bush, al igual que su predecesor, envió un memorando a los jefes de la Agencia de Protección Ambiental y de la Fuerza Aérea, diciendo que era de "interés primordial" exonerar a la Instalación de Groom Lake de adherirse a las leyes federales, estatales, interestatales o leyes locales en relación con los residuos sólidos o peligrosos si la información clasificada se descubriera.

En abril de 2003, un noveno grupo de expertos del tribunal de las Cortes de Apelaciones de los Estados Unidos consideró que el Departamento de Justicia no quebrantaron la seguridad nacional cuando la información fue asediada de documentos judiciales en los casos de 1994.

Vista aerea de una de las combustiones de residuos tóxicos de las capas de revestimiento Stealth que se queman en canteras a cielo abierto en el Área 51 y a consecuencia de ello muchos empleados enfermaron o fallecieron

El mismo panel de expertos dictaminó en 1998 que los clientes de Turley no tienen derecho a saber qué materiales peligrosos se utilizaron en Groom Lake o la forma en que fueron eliminados. Ese mismo año, la Corte Suprema de los Estados Unidos se negó a escuchar una apelación de la sentencia solicitada por Turley.

En entrevistas de la semana pasada, Turley, uno de los antiguos empleados, y otros abogados de registros abiertos, dieron a saber al público la existencia del Anexo de Seguridad de los respondedores de emergencia de los F-117A como una aceptación de que el Pentágono se equivocó cuando los abogados del Departamento de Justicia tuvieron éxito en salvaguardar la relevante información redactada en nombre de la seguridad nacional. En cambio ellos dijeron que el gobierno trataba de ocultar la embarazosa y potencialmente perjudicial información.

A la luz del "Anexo de seguridad" que fue denotado y "Aprobado para su publicación; distribución ilimitada", Turley dijo que está "observando la posibilidad de renovación de los litigios relacionados con el Área 51".

"Mientras tanto, este tipo de informes deberían instaurar llamadas a la delegación de Nevada para celebrar audiencias de lo que ocurrió en el Área 51".

Vista frontal de otra detonación a cielo abierto en el Área 51 de residuos de combustión radiactivos y tóxicos

"Este documento indica que están tratando de advertir a los trabajadores sobre cualquier otra combustión", dice Turley. "El problema es que tenemos una gran cantidad de trabajadores que pueden haber enfermado o fallecido por esta misma conducta y todavía estamos esperando a que el senador Reid use su autoridad en el Senado para emitir audiencias sobre el asunto".

Un portavoz del Senado de Nevada, Harry Reid, líder de la minoría del Senado, dijo que no podía proporcionar una oposición del senador la semana pasada a la observación de Turley, salvo decir a su oficina que "siguen buscando la cuestión".

Una portavoz de la Fuerza Aérea en el Pentágono, la capitán Olivia Nelson, dijo que la Orden Técnica que contiene el anexo de seguridad del F-117A y otra información sensible sobre el Air Force One no debería haberse publicado en la página web de la Base de la Fuerza Aérea de Robins porque "no es premeditado para un público general".

Mike Coonfield, el administrador civil de la página web de la Base de la Fuerza Aérea de Robins, dijo que preguntó a oficiales de la Fuerza Área de haber si podía extraer el documento de hace aproximadamente un mes.

"Se me ha preguntado por la falta de un término mejor, el furor de alguna otra base que describe las cosas que pueden o no ser accesibles al público", dijo. "Me pidieron extraer esta (Orden Técnica) y otros dos del sitio web para evitar cualquier futuro problema".

La existencia de los Anexos de Seguridad de los aviones F-117A aparecidos el mes pasado después de una historia del 8 de Abril en el San Francisco Chronicle, aseguraba que el sitio web publicó la Orden Técnica de defensa del avión a reacción presidencial, el Air Force One.

Fotografía de la carretera de Groom Lake que lleva a la entrada principal del Área 51.

Unos días más tarde, un escritor independiente y analista político, Stephen Schwartz, dijo que "el empezó a husmear la página web" para inspeccionar los documentos del Air Force One y encontró una Orden Técnica que trataba sobre salvamento e información sobre accidentes o percances concernientes a los aviones a reacción Stealth, particularmente el F-22A Raptor y el F-117A Nighthawk.

Esta orden contiene una lista de documentos que datan del 1 de Febrero de 2006, unas dos semanas antes de que oficiales de las Fuerza Aéreas revelaran que la flota F-117A estaba destinada para el "boneyard" en 2008 porque los Nighthawks se habían vuelto demasiado caros y difíciles de mantener y mejores reemplazos como el Raptor que está disponibles.

Schwartz, ex editor y director ejecutivo del Bulletin of the Atomic Scientists, relacionó la conexión de las "advertencias de los materiales tóxicos Stealth" y los casos de los trabajadores del Área 51.

Schwartz encontró el Anexo de Seguridad el 12 de abril en una página web conservada por la Agencia de Apoyo de Ingeniería civil de las Fuerzas Aéreas. Que fue retirada unos días más tarde. Podeis acceder al Anexo de Seguridad desde este link que os dejo: http://www.fas.org/sgp/othergov/dod/safety.pdf

Gran instalación de la Lockheed Martin cerca del aeropuerto de Palmdale en California. La Skunk Works Divison es responsable del desarrollo de aviones militares secretos. Recuerda el SR-71. Estos empleados de la Lockheed Martin y de Skunk Works lo desarrolaron en el decenio de 1960! Uno sólo puede imaginar lo que actualmente está sucediendo en el interior de este edificio.

"Figuran todos los diferentes materiales de lo que están compuestos y de lo que ocurre con ellos cuando se queman a fin de que tú puedas saber lo que sucede cuando lo respiras", dijo por teléfono desde Chicago.

A las personas que construyeron los aviones se les dijo: "Olvidarlo. No vais a obtener esta información porque es confidencial", dijo.

Por el F-117A, el Anexo de Seguridad enumeró una lista de los "peligrosos productos derivados de los restos de combustión" como el cianuro de hidrógeno, óxidos de nitrógeno, óxidos de azufre, monóxido de carbono, dióxido de carbono, hidrocarburos aromáticos polinucleares, ácido clorhídrico, ácido fluorhídrico, fosgeno y formaldehído.

Un antiguo empleado del Área 51 que figura en la lista de demandantes de los casos de Jonathan Turley dijo que está disgustado de que las Fuerzas Aéreas adviertan a los respondedores de emergencia sobre estos subproductos tóxicos y que no les compensen a él y a sus antiguos compañeros de trabajo.

¿"Cual es el secreto que rodea a resolver el problema de estos trabajadores que resultaron heridos por las combustiones a cielo abierto?, preguntó el antiguo empleado del Área 51 que sufrió una lesión pulmonar.

Aseguró que la Lockheed, el fabricante de aviones, "han admitido que destruyeron aquel material de aquella manera y que lo transportaban en camiónes a través de líneas fronterizas del estado y lo eliminaban por órdenes de las Fuerzas Aéreas".

Otra fotografía de la Instalación de la Lockheed Martin en Palmdale, California.

La Lockheed compensó a sus trabajadores que emfermaron, asique "¿Cual es el misterio?", dijo.

Steven Aftergood, del Project on Government Secrecy y del Federation of American Scientists, una organización sin fines de lucro de investigación sobre política y grupos de presión, dijo que la existencia del Anexo de Seguridad y en torno a lo que le dijeron las Fuerzas Aéreas es que "ellos no tienen un claro conocimiento de lo que es verdaderamente susceptible y lo que no lo es."

"La extracción de este documento de fácil acceso puede reducir realmente la seguridad y la protección en el trabajo de los respondedores de emergencia más difíciles", dijo Aftergood. "Se ve que están cumpliendo con los protocolos a medida que avanzamos".